Menu

Es de lo mejor que he visto o leído nunca en entrevistas a Angus Young. Os dejamos la traducción al castellano y podéis leer la noticia original pinchando aquí. 

 

Angus Young se sorprende de que un periódico de apariencia tan seria haya pedido encontrarse con él. La entrevista ya puede empezar.
Angus Young : Por lo general este tipo de periódicos nos desprecia. Para los intelectuales solo somos unos estúpidos tocando música para subnormales, para paletos. AC/DC no es lo bastante cultural, no se puede tomar esta música en serio. Para ellos, es una música de pobres, una música vergonzosa. Lo que para mi es un cumplido: el blues también era considerado música para pobres.
Desde 1973, eres el guitarrista de AC/DC. No tienes, a veces, ganas de cambiar, de pensar en otra cosa?
Desde que empece con este grupo nunca he tenido realmente el tiempo de reflexionar. Nunca tuve un segundo para pensar a largo tiempo. Divertirse, pasarlo bien, olvidar lo cotidiano: eso es lo que contaba. Ha sido toda mi vida, con su lote de alegrías y de dramas. Todo lo que conozco es gracias a AC/DC. Cuando vienes de un medio como el mío, no tienes la oportunidad de viajar por el mundo entero, de encontrarte con tanta gente: te quedas en Sidney, te agarras a tu curro y esperas a que pase la vida. Entonces no veo ninguna razón para quejarme, nunca he pensado, ni siquiera por un instante, en dejar este grupo al que le debo todo. Además, que otra cosa podría hacer? Tocar la guitarra, desahogarme hasta el desmayo en el escenario es a la vez mi profesión y mi pasión. Hace 20 años decidí dedicar mi vida a la guitarra y hoy en día me he visto recompensado de haber sido tan testarudo. Jamás tuve la sensación de haber sido limitado porque cada vez soy más exigente conmigo mismo y con la escritura.
Tienes la sensación de haber sacrificado tu vida privada?
Fue una elección y conocía el precio que tendría que pagar. Sabía que encontraríamos la incomprensión, el desprecio, las dificultades financieras. Cuando eliges vivir del rock’n'roll, no puedes esperar ser aceptado y comprendido. Es la regla y la he aceptado porque sabía hacía donde quería ir. Mi vida privada sufrió seriamente por esta decisión, la gente de mi familia se pusieron enfermos sin que pudiese estar a su lado... si hubiese tenido que analizar los pros y los contras me hubiese vuelto loco. Había que seguir fiel a esta primera elección: tocar rock’n'roll.
Como puede uno seguir tan seguro de sus decisiones cuando se pierde a su cantante y amigo Bon Scott?
Cuando Bon murió, la pena era demasiado fuerte para que pudiésemos pensar en el futuro, en el grupo. Fue solo más tarde que me pregunté si el juego valía realmente la pena. Pero me acorde de la forma en que Bon llevaba su vida y reaccionaba frente a las tragedias. Si me hubiese muerto, sé que él hubiese seguido con el grupo, aunque hubiese sido una elección muy difícil. Afortunadamente, mi hermano Malcolm me ha ayudado mucho: un tío solido, mucho más fuerte que yo. Es él quien me ha obligado a retomar la guitarra, a escribir canciones. Lo consideraba como una terapia, una forma de escapar a la depresión. Sin él, probablemente seguiría dando tumbos en mi habitación, repasando las mismas ideas negras, regocijándome en mi blues. Salí de ello más fuerte mientras pensaba en este momento que este estilo de vida nos llevaba por un camino sin salida.
Muchos grupos de heavy-metal buscan, en cierto momento de su carrera, la respetabilidad – por ejemplo grabando con orquestas sinfónicas. Vosotros parecéis ferozmente agarrados a vuestros principios.
Las cosas las más sencillas me proporcionan las alegrías las más intensas. No podría mentir, hacer como que me divierto, el público se daría cuenta inmediatamente. Según van envejeciendo, la mayoría de los grupos se avergüenzan de hacer cosas sencillas, terminan acomplejándose. Se mienten a ellos mismos, se consideran artistas, quieren al mismo tiempo la respetabilidad y el público rock… el esquema es clásico, empiezan tocando rock’n'roll, y acaban buscando hacerse un buen nombre haciendo discos ambiciosos y experimentales. Pero cuando el público base les da la espalda vuelven al rock’n'roll. Nosotros nos saltamos la segunda etapa y hemos pasado directamente del rock’n'roll al rock’n'roll (risas)… a los que admiro es a la gente como Einstein. Me gusta esta capacidad de triturar el trabajo para los demás, de dominar un tema y hacerlo asequible para todos. Reducir un tema a su más sencilla expresión, he aquí mi objetivo con la música. Hemos cogido el rock y el blues para sacar su materia bruta, un torrente de energía. Todos estos músicos que reflexionan sobre la música, que quieren hacerla avanzar, no me interesan. Es igual que el material, me da igual saber con que guitarra o con que amplificador toco. No tocamos esta música para impresionar a la gente o para hacernos los listos... AC/DC nunca a buscado ir detrás de las modas, estamos satisfechos con tocar siempre la misma música, incluso cuando durante años las discográficas y los medias nos han mirado desde lo alto como si fuéramos retrasados. La experimentación, la he hecho mucho antes de ser parte de AC/DC : lo he intentado todo con la guitarra cuando era pequeño, pero en cuanto encontré mi camino le estuve fiel.
Te da miedo la respetabilidad?
Nunca seremos aceptados, respetados. Hace poco un chaval me paro por la calle y me dijo, «Angus, estas pasado de moda». Le conteste que tenía razón sobre un punto: efectivamente estoy viejo, pero pasado de moda, esto, nunca porque siempre nos han considerado como primates. Ya de niño me despreciaban: he tenido tiempo de acostumbrarme a ello y de encontrar placer en ello. Por nada del mundo hubiese querido ser aceptado y considerado como uno de ellos porque esta gente me tomaban por un inútil. La primera vez que me subí a un escenario con mi pinta de colegial, todo el mundo se rió de mi. Pero era mi forma de hacerme notar, de gritar “no soy como vosotros”. Hacía falta valor para salir con estas ropas tan ridículas, no podía permitirme ser solo mediocre. Gracias a mis pantalones cortos, a mi cartera, he tenido que superarme
Ha sido una manera de arreglar cuentas con el colegio?
Casi nunca iba a clase porque no me interesaba. Todo esto olía a lavado de cerebro a tope, a lo fácil. Todo el mundo piensa al unisono y peor para los temperamentos fuerte. No aprendía nada, escogía con mucho cuidado los pocos cursos a los cuales asistía. Había que clavarme al suelo para que me quedase en clase. Pasaba los días con mi guitarra y no molestaba a nadie.
Vuestra canción Problem child refleja tu infancia?
Bon Scott me decía a menudo que la había escrito para mi. Yo ya sabía lo que me era necesario o no y claro, esto provocaba problemas. Tenía que revelarme constantemente para hacerme oír, rechazaba ordenes cuando me parecían injustas. A menudo les decía a los profesores que no tenían razón lo que me creó muchos problemas. Sin embrago yo era tranquilo, abstraído y muy tímido – se me quedo. Todo lo contrario a mi imagen pública de tornado que la gente ve en el escenario. Soñaba con un mundo sencillo y directo. En Australia, cuando tienes un físico tan frágil como el mio quedas apartado a la fuerza, existe este culto de que los jóvenes son gente sana y fuerte que llenan los equipos de rugby. Nosotros, los pequeños, apenas si valíamos para quedarnos en el banquillo, nos llamaban los despojos. Desde mi más tierna infancia me avisaron: "Angus no sirves para nada, serás un inútil toda tu vida. "
Al principio de los 60, tus padres emigraron desde Escocia a Australia. Te sentías apartado también por culpa de tus orígenes?
En mi barrio todo el mundo venía de fuera, crecí con franceses, italianos, irlandeses, griegos… nos movíamos lo más lejos de los barrios pijos. Estábamos todos un poco perdidos pero hacíamos unos esfuerzos increíbles para integrarnos. Había dejado atrás definitivamente Escocia donde mis padres no hubiesen salido de la pobreza.en Australia, al menos, pudieron pagarse una casa con el sueldo de pintor de mi padre.
Pensabas en tu futuro?
Jamás. Cuando dejé la escuela, mi padre intento razonar conmigo "hijo, no puedes pasar el resto de tus días en el sofá!" Entonces hice como que buscaba trabajo mientras seleccionaba músicos. Tengo recuerdos muy precisos, de pequeño, de discos de Little Richard. Siempre supe que esta música era para mi. Me habían dicho tan a menudo que que mi futuro estaba limitado que intentaba buscar mi propia vía de escape. Sabía que no había vuelta atrás y que me encaminaba definitivamente. Y con 17 años, en el 73, cuando formamos AC/DC, nos tiramos de cabeza. Era esto o nada. Mi última oportunidad. Me dije "Angus, has elegido un camino, vas a currártelo para triunfar, agarrarte y no escuchar a nadie. "
Tu familia cuenta con bastantes músicos, productores, la elección parece casi evidente.
Si, cuando llegaba de la escuela decidía poner un disco o tocar la guitarra en vez de hacer mis deberes, nadie se enfadaba. Incluso mis padres alentaban mi curiosidad. Mi madre fue quien me compro mi primera guitarra después de dejarme tocar el banjo durante meses. Como la música que adoraba – el blues – no estaba de moda, me mandaban documentarme a la biblioteca. Recorría kilómetros para encontrar librerías que vendían revistas americanas como Downbeat, atravesaba todo Sidney en busca de discos de importación. Mi tesoro era una vieja radio de ondas cortas con la que escuchaba las emisoras del mundo entero. Pasaba mis noches en busca de programas de blues.
Tu hermano George era famoso con los Easybeats. Como lo viviste?
Era sobretodo terrorífico. Eran los 60 y como su música era muy comercial, eran objeto de una persecución digna de los Beatles. Algunas noches, ni siquiera podía entrar en casa. Las calles estaban totalmente bloqueadas por fans histéricas. Mi padre había terminado por cortar el teléfono porque ya no aguantaba las llamadas para George. Sin embargo, en casa, hacíamos como si nada de esto pasara, las relaciones padre-hijos no habían cambiado en absoluto. Solo tenía 9 años cuando mi hermano me prohibía tocar su guitarra. Fui a verles en concierto una única vez y eran fantásticos. Para mi AC/DC tiene más que ver con los Easybeats que con Led Zeppelin. Los periodistas especializados hablan una y otra vez de Page et Plant, pero a mi nunca me han impresionado: mi hermano ya hacía lo mismo que ellos muchos años antes.
Los demás alumnos del colegio estaban celosos?
George hizo todo lo posible para separar su vida privada de su vida pública. Así que en el colegio nadie podía sospechar que era mi hermano. Y un día un profesor imbécil se atrevió a decirme "No me sorprende de alguien viniendo de una familia así!" Mi padre fue corriendo al colegio, irrumpió en la clase y amenazó al profe con partirle la cara si seguía criticando a mi familia. Delante de 30 chavales que gritaban: "Vamos señor Young, estamos con usted" (risas)… Como yo mi padre era muy pequeño, pero eso nunca fue un motivo para no enfrentarse con quien sea. En nuestro barrio era muy popular. Los niños le consideraban un poco como su propio padre porque mi casa siempre estaba abierta para ellos y siempre llena de imprevistos. Él ayudaba a todo el mundo, tenía una capacidad increíble para resolver problemas.
El heavy-metal suele ser una música de rebelión en contra de los padres. Pasate tú por ello?
Nuestro padre nos decía cosas del estilo "Es mi casa y si te quieres quedar aquí sigue mis reglas de lo contrario, fuera". Tenías sus ideas y no se salía de ellas. Entonces, como es lógico, discutíamos. Nos decía que tuviéramos cuidado con los jóvenes, con los matones, con las bandas, que no nos juntásemos con ellos. De todas formas, las bandas no me querían con ellos (risas)… Consideraban que era un idiota porque no paraba de intentar razonar con ellos para que no peleasen. Yo les decía « Hey, somos colegas no animales, no vais a mataros los unos a los otros! »
Desde mediados de los 70 vuestro éxito ha sido constante. Cuesta imaginaros pobres y rechazados.
Durante años ha sido realmente muy duro. Pero sabía que era el precio a pagar y me prohibía quejarme. Tenía que asumir esta elección. En los clubes, en los bares, la gente estaba entusiasmada. Pero en cuanto íbamos a una discográfica, nos tomaban el pelo o nos ponían de patitas a la calle porque la gente parecía realmente asustada con un grupo tan duro. Sin embargo nunca fuimos violentos, yo hacía mi ruido con una gran sonrisa. Mi madre se ponía de los nervios cuando leía artículos en los cuales me describían como un tipo violento y peligroso, porque sabía de sobra que yo era un buen chaval que jugaba a tocar rock’n'roll.
Diste a posta esta imagen de chico malo.
Y nadie fue a mirar detrás de la mascara. Jamás nadie se preguntó: "Y si al final resulta que Angus Young es honesto y trabajador? " Porque eso no correspondía a la imagen que uno quería encontrar en AC/DC. Sin embargo, siempre fuimos normales y sencillos, buenos vecinos. La gente veía el lado oscuro y maléfico del grupo sin darse cuenta que montábamos todo este circo para reírnos. Pero en vez de tomarlo simplemente como una gran broma, nos han considerado como una lacra social, un reflejo de la sociedad. Y por desgracia, el malentendido sigue sin estar resuelto. En el colegio nos decían que no debíamos juzgar un libro por su portada. Otra gran mentira de profesor. Hace 20 años que nos acusan de todos los males, que nos reprochan de perturbar a la juventud. Como si los problemas viniesen de AC/DC…
Desde la explosión de Pearl Jam, Nirvana, el heavy-metal esta totalmente aceptado.
Ha bastado con que los pequeños Blancos de los barrios pijos la toquen para que esta música se vuelva aceptable. América es una nación burguesa a la que le gusta que el rock lo toquen estudiantes blancos con buena salud. Durante años estuvimos solos. Nos impusimos gracias a nuestra actitud. Como dice mi hermano « AC/DC no necesita coger un cigarrillo para tener estilo, si nos ponemos un cigarrillo en la boca es para fumarlo». Nada de pose, nada de moda. El grunge es igual que cuando llegaron los punk, no es porque te tiñes el pelo en azul o en verde que te tiñes el cerebro igual. En el fondo sigues siendo el mismo chaval de barrio adinerado. Un bote de tinte no cambia a un hombre y su educación. Los punk me han divertido mucho pero sinceramente me da igual su música. Yo solo puedo interesarme por el rock y el blues. Cuando estoy en una tienda de discos solo oigo boom-boom-boom y de repente, en medio, oigo algo que me gusta, que me habla. Entonces voy a la caja y pregunto que es lo que suena y por lo general suele ser John Lee Hooker o un viejo blues. Solo eso me interesa, solo entiendo eso. Si eres fan del equipo de Francia de fútbol, te da lo mismo conocer el resultado del partido Corea del sur/Japón. Solo te interesas por estos equipos si juegan contra Francia. Pues para mi es lo mismo, solo me intereso por el blues, salvo en el caso en que el blues juega en exterior.

Angus Young se sorprende de que un periódico de apariencia tan seria haya pedido encontrarse con él. La entrevista ya puede empezar. 

Angus Young : Por lo general este tipo de periódicos nos desprecia. Para los intelectuales solo somos unos estúpidos tocando música para subnormales, para paletos. AC/DC no es lo bastante cultural, no se puede tomar esta música en serio. Para ellos, es una música de pobres, una música vergonzosa. Lo que para mi es un cumplido: el blues también era considerado música para pobres.

 

Desde 1973, eres el guitarrista de AC/DC. No tienes, a veces, ganas de cambiar, de pensar en otra cosa?

 

Desde que empece con este grupo nunca he tenido realmente el tiempo de reflexionar. Nunca tuve un segundo para pensar a largo tiempo. Divertirse, pasarlo bien, olvidar lo cotidiano: eso es lo que contaba. Ha sido toda mi vida, con su lote de alegrías y de dramas. Todo lo que conozco es gracias a AC/DC. Cuando vienes de un medio como el mío, no tienes la oportunidad de viajar por el mundo entero, de encontrarte con tanta gente: te quedas en Sidney, te agarras a tu curro y esperas a que pase la vida. Entonces no veo ninguna razón para quejarme, nunca he pensado, ni siquiera por un instante, en dejar este grupo al que le debo todo. Además, que otra cosa podría hacer? Tocar la guitarra, desahogarme hasta el desmayo en el escenario es a la vez mi profesión y mi pasión. Hace 20 años decidí dedicar mi vida a la guitarra y hoy en día me he visto recompensado de haber sido tan testarudo. Jamás tuve la sensación de haber sido limitado porque cada vez soy más exigente conmigo mismo y con la escritura.

 

Tienes la sensación de haber sacrificado tu vida privada?

 

Fue una elección y conocía el precio que tendría que pagar. Sabía que encontraríamos la incomprensión, el desprecio, las dificultades financieras. Cuando eliges vivir del rock’n'roll, no puedes esperar ser aceptado y comprendido. Es la regla y la he aceptado porque sabía hacía donde quería ir. Mi vida privada sufrió seriamente por esta decisión, la gente de mi familia se pusieron enfermos sin que pudiese estar a su lado... si hubiese tenido que analizar los pros y los contras me hubiese vuelto loco. Había que seguir fiel a esta primera elección: tocar rock’n'roll.

 

Como puede uno seguir tan seguro de sus decisiones cuando se pierde a su cantante y amigo Bon Scott?

 

Cuando Bon murió, la pena era demasiado fuerte para que pudiésemos pensar en el futuro, en el grupo. Fue solo más tarde que me pregunté si el juego valía realmente la pena. Pero me acorde de la forma en que Bon llevaba su vida y reaccionaba frente a las tragedias. Si me hubiese muerto, sé que él hubiese seguido con el grupo, aunque hubiese sido una elección muy difícil. Afortunadamente, mi hermano Malcolm me ha ayudado mucho: un tío solido, mucho más fuerte que yo. Es él quien me ha obligado a retomar la guitarra, a escribir canciones. Lo consideraba como una terapia, una forma de escapar a la depresión. Sin él, probablemente seguiría dando tumbos en mi habitación, repasando las mismas ideas negras, regocijándome en mi blues. Salí de ello más fuerte mientras pensaba en este momento que este estilo de vida nos llevaba por un camino sin salida.

 

Muchos grupos de heavy-metal buscan, en cierto momento de su carrera, la respetabilidad – por ejemplo grabando con orquestas sinfónicas. Vosotros parecéis ferozmente agarrados a vuestros principios.

 

Las cosas las más sencillas me proporcionan las alegrías las más intensas. No podría mentir, hacer como que me divierto, el público se daría cuenta inmediatamente. Según van envejeciendo, la mayoría de los grupos se avergüenzan de hacer cosas sencillas, terminan acomplejándose. Se mienten a ellos mismos, se consideran artistas, quieren al mismo tiempo la respetabilidad y el público rock… el esquema es clásico, empiezan tocando rock’n'roll, y acaban buscando hacerse un buen nombre haciendo discos ambiciosos y experimentales. Pero cuando el público base les da la espalda vuelven al rock’n'roll. Nosotros nos saltamos la segunda etapa y hemos pasado directamente del rock’n'roll al rock’n'roll (risas)… a los que admiro es a la gente como Einstein. Me gusta esta capacidad de triturar el trabajo para los demás, de dominar un tema y hacerlo asequible para todos. Reducir un tema a su más sencilla expresión, he aquí mi objetivo con la música. Hemos cogido el rock y el blues para sacar su materia bruta, un torrente de energía. Todos estos músicos que reflexionan sobre la música, que quieren hacerla avanzar, no me interesan. Es igual que el material, me da igual saber con que guitarra o con que amplificador toco. No tocamos esta música para impresionar a la gente o para hacernos los listos... AC/DC nunca a buscado ir detrás de las modas, estamos satisfechos con tocar siempre la misma música, incluso cuando durante años las discográficas y los medias nos han mirado desde lo alto como si fuéramos retrasados. La experimentación, la he hecho mucho antes de ser parte de AC/DC : lo he intentado todo con la guitarra cuando era pequeño, pero en cuanto encontré mi camino le estuve fiel.

 

Te da miedo la respetabilidad?

 

Nunca seremos aceptados, respetados. Hace poco un chaval me paro por la calle y me dijo, «Angus, estas pasado de moda». Le conteste que tenía razón sobre un punto: efectivamente estoy viejo, pero pasado de moda, esto, nunca porque siempre nos han considerado como primates. Ya de niño me despreciaban: he tenido tiempo de acostumbrarme a ello y de encontrar placer en ello. Por nada del mundo hubiese querido ser aceptado y considerado como uno de ellos porque esta gente me tomaban por un inútil. La primera vez que me subí a un escenario con mi pinta de colegial, todo el mundo se rió de mi. Pero era mi forma de hacerme notar, de gritar “no soy como vosotros”. Hacía falta valor para salir con estas ropas tan ridículas, no podía permitirme ser solo mediocre. Gracias a mis pantalones cortos, a mi cartera, he tenido que superarme

 

Ha sido una manera de arreglar cuentas con el colegio?

 

Casi nunca iba a clase porque no me interesaba. Todo esto olía a lavado de cerebro a tope, a lo fácil. Todo el mundo piensa al unisono y peor para los temperamentos fuerte. No aprendía nada, escogía con mucho cuidado los pocos cursos a los cuales asistía. Había que clavarme al suelo para que me quedase en clase. Pasaba los días con mi guitarra y no molestaba a nadie.

 

Vuestra canción Problem child refleja tu infancia?

 

Bon Scott me decía a menudo que la había escrito para mi. Yo ya sabía lo que me era necesario o no y claro, esto provocaba problemas. Tenía que revelarme constantemente para hacerme oír, rechazaba ordenes cuando me parecían injustas. A menudo les decía a los profesores que no tenían razón lo que me creó muchos problemas. Sin embrago yo era tranquilo, abstraído y muy tímido – se me quedo. Todo lo contrario a mi imagen pública de tornado que la gente ve en el escenario. Soñaba con un mundo sencillo y directo. En Australia, cuando tienes un físico tan frágil como el mio quedas apartado a la fuerza, existe este culto de que los jóvenes son gente sana y fuerte que llenan los equipos de rugby. Nosotros, los pequeños, apenas si valíamos para quedarnos en el banquillo, nos llamaban los despojos. Desde mi más tierna infancia me avisaron: "Angus no sirves para nada, serás un inútil toda tu vida. "

 

Al principio de los 60, tus padres emigraron desde Escocia a Australia. Te sentías apartado también por culpa de tus orígenes?

 

En mi barrio todo el mundo venía de fuera, crecí con franceses, italianos, irlandeses, griegos… nos movíamos lo más lejos de los barrios pijos. Estábamos todos un poco perdidos pero hacíamos unos esfuerzos increíbles para integrarnos. Había dejado atrás definitivamente Escocia donde mis padres no hubiesen salido de la pobreza.en Australia, al menos, pudieron pagarse una casa con el sueldo de pintor de mi padre.

 

Pensabas en tu futuro?

 

Jamás. Cuando dejé la escuela, mi padre intento razonar conmigo "hijo, no puedes pasar el resto de tus días en el sofá!" Entonces hice como que buscaba trabajo mientras seleccionaba músicos. Tengo recuerdos muy precisos, de pequeño, de discos de Little Richard. Siempre supe que esta música era para mi. Me habían dicho tan a menudo que que mi futuro estaba limitado que intentaba buscar mi propia vía de escape. Sabía que no había vuelta atrás y que me encaminaba definitivamente. Y con 17 años, en el 73, cuando formamos AC/DC, nos tiramos de cabeza. Era esto o nada. Mi última oportunidad. Me dije "Angus, has elegido un camino, vas a currártelo para triunfar, agarrarte y no escuchar a nadie. "

 

Tu familia cuenta con bastantes músicos, productores, la elección parece casi evidente.

 

Si, cuando llegaba de la escuela decidía poner un disco o tocar la guitarra en vez de hacer mis deberes, nadie se enfadaba. Incluso mis padres alentaban mi curiosidad. Mi madre fue quien me compro mi primera guitarra después de dejarme tocar el banjo durante meses. Como la música que adoraba – el blues – no estaba de moda, me mandaban documentarme a la biblioteca. Recorría kilómetros para encontrar librerías que vendían revistas americanas como Downbeat, atravesaba todo Sidney en busca de discos de importación. Mi tesoro era una vieja radio de ondas cortas con la que escuchaba las emisoras del mundo entero. Pasaba mis noches en busca de programas de blues.

 

Tu hermano George era famoso con los Easybeats. Como lo viviste?

 

Era sobretodo terrorífico. Eran los 60 y como su música era muy comercial, eran objeto de una persecución digna de los Beatles. Algunas noches, ni siquiera podía entrar en casa. Las calles estaban totalmente bloqueadas por fans histéricas. Mi padre había terminado por cortar el teléfono porque ya no aguantaba las llamadas para George. Sin embargo, en casa, hacíamos como si nada de esto pasara, las relaciones padre-hijos no habían cambiado en absoluto. Solo tenía 9 años cuando mi hermano me prohibía tocar su guitarra. Fui a verles en concierto una única vez y eran fantásticos. Para mi AC/DC tiene más que ver con los Easybeats que con Led Zeppelin. Los periodistas especializados hablan una y otra vez de Page et Plant, pero a mi nunca me han impresionado: mi hermano ya hacía lo mismo que ellos muchos años antes.

 

Los demás alumnos del colegio estaban celosos?

 

George hizo todo lo posible para separar su vida privada de su vida pública. Así que en el colegio nadie podía sospechar que era mi hermano. Y un día un profesor imbécil se atrevió a decirme "No me sorprende de alguien viniendo de una familia así!" Mi padre fue corriendo al colegio, irrumpió en la clase y amenazó al profe con partirle la cara si seguía criticando a mi familia. Delante de 30 chavales que gritaban: "Vamos señor Young, estamos con usted" (risas)… Como yo mi padre era muy pequeño, pero eso nunca fue un motivo para no enfrentarse con quien sea. En nuestro barrio era muy popular. Los niños le consideraban un poco como su propio padre porque mi casa siempre estaba abierta para ellos y siempre llena de imprevistos. Él ayudaba a todo el mundo, tenía una capacidad increíble para resolver problemas.

 

El heavy-metal suele ser una música de rebelión en contra de los padres. Pasate tú por ello?

 

Nuestro padre nos decía cosas del estilo "Es mi casa y si te quieres quedar aquí sigue mis reglas de lo contrario, fuera". Tenías sus ideas y no se salía de ellas. Entonces, como es lógico, discutíamos. Nos decía que tuviéramos cuidado con los jóvenes, con los matones, con las bandas, que no nos juntásemos con ellos. De todas formas, las bandas no me querían con ellos (risas)… Consideraban que era un idiota porque no paraba de intentar razonar con ellos para que no peleasen. Yo les decía « Hey, somos colegas no animales, no vais a mataros los unos a los otros! »

 

Desde mediados de los 70 vuestro éxito ha sido constante. Cuesta imaginaros pobres y rechazados.

 

Durante años ha sido realmente muy duro. Pero sabía que era el precio a pagar y me prohibía quejarme. Tenía que asumir esta elección. En los clubes, en los bares, la gente estaba entusiasmada. Pero en cuanto íbamos a una discográfica, nos tomaban el pelo o nos ponían de patitas a la calle porque la gente parecía realmente asustada con un grupo tan duro. Sin embargo nunca fuimos violentos, yo hacía mi ruido con una gran sonrisa. Mi madre se ponía de los nervios cuando leía artículos en los cuales me describían como un tipo violento y peligroso, porque sabía de sobra que yo era un buen chaval que jugaba a tocar rock’n'roll.

 

Diste a posta esta imagen de chico malo.

 

Y nadie fue a mirar detrás de la mascara. Jamás nadie se preguntó: "Y si al final resulta que Angus Young es honesto y trabajador? " Porque eso no correspondía a la imagen que uno quería encontrar en AC/DC. Sin embargo, siempre fuimos normales y sencillos, buenos vecinos. La gente veía el lado oscuro y maléfico del grupo sin darse cuenta que montábamos todo este circo para reírnos. Pero en vez de tomarlo simplemente como una gran broma, nos han considerado como una lacra social, un reflejo de la sociedad. Y por desgracia, el malentendido sigue sin estar resuelto. En el colegio nos decían que no debíamos juzgar un libro por su portada. Otra gran mentira de profesor. Hace 20 años que nos acusan de todos los males, que nos reprochan de perturbar a la juventud. Como si los problemas viniesen de AC/DC…

 

Desde la explosión de Pearl Jam, Nirvana, el heavy-metal esta totalmente aceptado.

 

Ha bastado con que los pequeños Blancos de los barrios pijos la toquen para que esta música se vuelva aceptable. América es una nación burguesa a la que le gusta que el rock lo toquen estudiantes blancos con buena salud. Durante años estuvimos solos. Nos impusimos gracias a nuestra actitud. Como dice mi hermano « AC/DC no necesita coger un cigarrillo para tener estilo, si nos ponemos un cigarrillo en la boca es para fumarlo». Nada de pose, nada de moda. El grunge es igual que cuando llegaron los punk, no es porque te tiñes el pelo en azul o en verde que te tiñes el cerebro igual. En el fondo sigues siendo el mismo chaval de barrio adinerado. Un bote de tinte no cambia a un hombre y su educación. Los punk me han divertido mucho pero sinceramente me da igual su música. Yo solo puedo interesarme por el rock y el blues. Cuando estoy en una tienda de discos solo oigo boom-boom-boom y de repente, en medio, oigo algo que me gusta, que me habla. Entonces voy a la caja y pregunto que es lo que suena y por lo general suele ser John Lee Hooker o un viejo blues. Solo eso me interesa, solo entiendo eso. Si eres fan del equipo de Francia de fútbol, te da lo mismo conocer el resultado del partido Corea del sur/Japón. Solo te interesas por estos equipos si juegan contra Francia. Pues para mi es lo mismo, solo me intereso por el blues, salvo en el caso en que el blues juega en exterior.